Vamos a elaborar Limoncello, pero antes conozcamos sus orígenes.

Origen

Símbolo de orgullo nacional, su creación se remonta a finales de 1800 y se debió a una mujer, María Antonia Farace, abuela del empresario Massimo Canale y Capri, quien fué el primero que registro la marca Limoncello en el año 1988. La región de Sorranto en Italia, vió nacer a uno de los licores más vistos actualmente, en las mesas de hogares y restaurantes.

El limoncello, se ha hecho un hueco como uno de los licores preferidos por sus propiedades digestivas después de una comida, o para mejorar el sabor de los postres y ensaladas.

Elaboración

El tiempo de preparación de nuestro limocello casero, rondará los dos meses y medio, de ellos unos treinta días, son necesarios para macerar el alcohol con los limones, responsables del color amarillo tan característico.

INGREDIENTES

Las cantidades son para dos botellas de 3/4:

  • 1/2 Kg de limones grandes y mejor de piel gruesa.
  • 3/4 L de alcohol alimentario (ver productos recomendados al pie de este post)
  • 1 L de agua mineral o purificada.
  • 600 gramos de azúcar (la cantidad de azúcar dependerá del grado de dulzor que queramos darle)

PASO 1

El punto inicial de toda elaboración pasa por lavar los productos. Así que, en primer lugar, lavamos muy bien los limones. Una vez lavados y secados, extraemos la cáscara amarilla de éstos.

  • ¡Cuidado de no arrastrar la parte blanca! Si lo hacemos, añadiremos amargor a nuestro preparado, y el limoncello es un licor fuerte, pero no amargo.

Cortamos en tiras pequeñas la cáscara y la introducimos en una botella con cierre hermético junto con el alcohol alimentario, y lo dejamos reposar entre 3 semanas y un mes, agitándolo una vez al día.

  • Recordad cerrar bien la botella para que el alcohol no se evapore.
  • Teniendo en cuenta que el contenido activo en los principios del limón son fotosensibles y sensible al calor (sensible a la luz y el calor) es mejor envolver el recipiente de vidrio con papel de aluminio o hacerlo en un recipiente de vidrio oscuro. Por la misma razón, es preferible mantener el alcohol con la cáscara de limón en un lugar fresco, lejos de fuentes de calor.

PASO 2

Terminado este proceso de maceración, nos pasamos a preparar el almíbar. Para ello necesitaremos azúcar y agua.

  • Calentamos el agua y lo llevamos hasta su ebullición. En este momento, agregamos el azúcar, removiendo con un utensilio de madera hasta que se disuelva perfectamente. Lo dejamos hervir durante unos 10 minutos, para después dejarlo enfriar hasta alcanzar la temperatura ambiente.
  • Cuando el almíbar ya se haya enfriado, mezclamos, al gusto, el alcohol macerado con el almíbar, utilizando un colador que nos permita separar la cáscara del alcohol.

PASO 3

Ahora ya sólo nos falta embotellar nuestro limoncello y dejarlo reposar durante un mes en un lugar seco y oscuro.

El Limoncello una vez terminado, se puede mantener en el congelador, el alcohol y el contenido de azúcar en el interior impiden que se congele.

  • Consejo para sellar la botella: utilizad un tapón de corcho y echadle cera de vela derretida por encima.

Todo a punto para tomar nuestro limoncello casero
¡Y todo listo para saborear un gran licor!

Más noticias

Con tapones de corcho, un poco de imaginación y un poco de destreza podemos crear unos originales adornos navideños. En este post os damos unas...

Una copa de vino tiene menos de la mitad de calorías que un trozo de tarta

Hoy no voy a hablar ni de vinos, ni de licores ni de cocina, hoy os quiero hablar de solidaridad, de proyectos, de ilusiones, de alegrías y también...