Vinos para maridar con marisco, esos maravillosos vinos blancos. En este post vamos a daros algunas ideas y claves para que los vinos para maridar con marisco y pescado sea todo un éxito. La norma general por todos conocida y que nunca falla es maridar el pescado con vinos blancos pero según sea nuestra receta podemos maridar también con otros tipos de vino como rosados o tintos aunque si es tinto éste debe ser joven y de cuerpo ligero.

Hemos clasificado el marisco y pescado según tipo y cocción.

Mariscos cocidos sin salsa

En general los crustáceos cocidos, como los langostinos, maridan estupendamente con vinos blancos como el Riesling, Verdejos, Albariños y Ribeiros, sin olvidarnos de los cavas y champagnes.

Mariscos cocidos con salsas ligeras

Si vamos a acompañar el marisco con algún tipo de salsa ligera elaborada con mantequilla, nata o lácteo lo ideal es algún vino de uva Chardonnay.

Mariscos cocidos con salsas fuertes

Si lo que vamos a servir son mariscos en salsas más especiadas o potentes, como las famosas cazuelitas de marisco, arroces o fideuá, nos podemos permitir acompañarlos con algún vino rosado o tinto joven.

Moluscos crudos

Las ostras, almejas y otros moluscos que podemos comer crudos los acompañaremos con Cava o Champagne brut o brut nature, o con algún vino gallego de la variedad Albariño o Godello, que serán un maridaje ideal

Pescados blancos y magros

Los pescados blancos y magros son ligeros, con muy poca grasa por lo que requieren vinos suaves, afrutados y aromáticos. El lenguado, rodaballo, la lubina o la merluza son algunos de los pescados blancos que elaborados con recetas que conservan su sabor a mar, sin especias ni salsas, estarán estupendos acompañados de un Albariño, Godello o Sauvignon blanc.

Pescados semigrasos

Pescados como la trucha, rape, mero, dorada estarán muy bien acompañados con vinos blancos con notas más afrutadas y aromáticas, como el Sauvignon blanc, Chardonnay, y con vinos tintos jóvenes y rosados frescos como el Merlot o el Pinot Noir.

Pescados grasos

El salmón, caballa fresca, bonito, pez espada o atún son pescados de textura firme y más grasos que nos permiten maridarlos con vinos más potentes, ideales vinos blancos fermentados en barrica, rosados y tintos jóvenes.

Pescados ahumados

Los pescados ahumados van estupendos con Chardonnay fermentado en barrica, al igual que un buen rosado y tinto joven.

Pulpo a feira o a la gallega

Los tintos jóvenes poco tánicos y con cierta acidez, los blancos afrutados y tintos jóvenes de moderada maduración son excelentes compañeros para este plato. Algunos vinos gallegos como el Albariño o Ribeiro o los vinos de Monterrei, seguro que no os defraudarán

Pescadito frito o frituras de pescado

Los platos de “pescaito frito” o frituras de pescado combinan muy bien con vinos blancos suaves, blancos secos o rosados un poco ácidos, o un vino espumoso. El ácido de estos vinos limpia el paladar del aceite de la fritura y nos permite disfrutar mejor del sabor del pescado.

Y con estos pequeños consejos y vuestro saber hacer, seguro que vuestro maridaje de vino para marisco y pescado será un triunfo total. ¡Buen Provecho!

Productos relacionados

Más noticias

Los cócteles navideños son una forma de dar color, sabor y distinción a nuestras reuniones de familia y amigos. Por ello os presentamos una lista...

Para todos los que os gusra el cine y el vino, os traemos una recopilación de algunas películas ambientas en la cultura vinícola.

Aunque ya en el siglo XII, los monjes italianos crearon una bebida con fines curativos para la peste bubónica que invadió Europa, no fue hasta el...